La Segunda Guerra Mundial es un tema muy explotado en Hollywood, solamente en la última década recordamos títulos como Inglorious Basterds (2009), Fury (2014), Valkyrie (2008) o Dunkirk (2017). Sin embargo, la mayoría de ellas se centraban en relatar crónicas del conflicto armado a pie de trinchera.

Darkest Hour, film dirigido por Joe Wright y escrito por Anthony McCarten, decide revisar el contexto del conflicto armado más mediático del Siglo XX desde la perspectiva británica, cuyas tropas supervivientes se encontraban acorraladas por los Nazis en Calais y Dunquerque.

En medio del caos europeo por la invasión de Hitler en Polonia, Bélgica, Holanda y la zona oriental de Francia, el Reino Unido vivía sus horas más bajas. El Primer Ministro Neville Chamberlain iba a ser relevado de su cargo ante la imposibilidad de frenar a los feroces alemanes, es en ese instante donde Winston Churchill toma el relevo y nos sumergimos en esta historia.

El reparto está liderado por un sobresaliente Gary Oldman como Churchill, nominado para la categoría de Mejor Actor en los premios de la Academia de cine estadounidense. El retrato que Oldman consigue hacer del histórico Primer Ministro británico es el de un hombre excéntrico que contó con muy pocas ayudas por parte de los miembros la oposición y de su propio partido.

Gary Oldman como Winston Churchill en Darkest Hour (2017).

El resto del elenco realiza adecuadamente su cometido, con especial mención de Kristin Scott Thomas (como Clementine Churchill), Lily James (como Elizabeth Layton) y Stephen Dillane (como Edward Wood, Lord Halifax), quienes básicamente son los que más tiempo en pantalla tienen, aparte del protagonista de la cinta.

La duración del largometraje (un poco más de dos horas), pasa asombrosamente rápido gracias a un ritmo bastante ágil de la historia. No hay tiempo para aburrirse, ya que solo se tratan los días clave desde el nombramiento de Churchill hasta que consigue unir al Parlamento bajo su consigna bélica.

Si se le puede poner algún pero, y puesto que es una película biográfica, me gustaría señalar que la libertad creativa hizo mella en el guión. Según el historiador John Broich en la revista Slate, se rodaron e incluyeron varias escenas en el film de las que no hay pruebas sólidas acerca de su existencia.

No estamos hablando de minucias, pues dichas inexactitudes marcan en gran parte el desarrollo de la historia. En particular, y sin entrar mucho en materia para no destripar el argumento en su totalidad, hay una escena inventada en la que Winston Churchill decide viajar en el metro de Londres por primera vez. En el viaje, el Primer Ministro habla con la clase popular sobre la encrucijada en la que se encuentra la nación. La aprobación que recibe de esas personas le permite enfrentarse a la oposición y ganarse su apoyo. Hollywood lo ha vuelto a hacer.

Darkest Hour

  • Dirigida por: Joe Wright
  • Guión: Anthony McCarten
  • Producción: Tim Bevan, Lisa Bruce, Eric Fellner y Douglas Urbanski
  • Producción ejecutiva: James Biddle, Liza Chasin y Lucas Webb
  • Edición: Valerio Bonelli
  • Dirección artística: Oliver Goodier, Nick Gottschalk y Joe Howard
  • Música: Dario Marianelli

Calificación Cine3: ***3/4

Advertisements
Anuncios

Tagged: