Las ventajas del internet para realizadores y cinéfilos es la posibilidad de mostrar a un gran público trabajos alternativos que pueden considerarse propuestas de vanguardia para la creación cinematográfica.

Fuera de los obstáculos que representan para jóvenes creadores y aficionados las reducidas becas, las negativas de proyección por parte de las distribuidoras y el elitismo de los festivales tradicionales, en el internet parece haber un nuevo nicho para difundir y  conocer trabajos innovadores. Tal es el caso de este corto que que captura de manera casi hipnótica los últimos momentos en la vida de una libélula, filmado por Paul Kroeker en Winnipeg, Canadá.

Este pequeño insecto, se convierte en el dramático protagonista de una historia trágica: la de su propia muerte. El corto tiene la interesante perspectiva de recrear en el suceso los elementos que asociamos culturalmente a la muerte de los humanos: las últimas visiones, la luz desde el cielo, la calma y el sosiego del fin de la ruta.

Morir en paz… quién no ha tenido ese deseo cuando piensa en la muerte. Interesante, conmovedor y muy bien realizado. ¡Que lo disfruten y buen fin de semana!

Con información de  Pijama Surf

Advertisements
Anuncios
Tagged: