Crìtica: Las razones del corazón, Ripstein recargado y crudo