La Semana Santa es una conmemoración cristiana que, más allá de las creencias religiosas, se ha convertido en parte de las tradiciones de nuestra cultura. El cine se ha nutrido de los relatos bíblicos y en varias ocasiones ha representado la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, lo que a su vez ha servido para formar en los espectadores la imagen “oficial” de Jesús al margen de lo que está escrito en los evangelios canónicos del nuevo testamento que nunca han leído.

Películas y miniseries como El mártir del calvario (1952), Rey de reyes (1961), La historia más grande jamás contada (1965), Jesús de Nazareth (1977), La vida pública de Jesús (1979), e incluso El Evangelio según San Mateo (1964) de Pier Paolo Pasolini (director del que se podría haber esperado una visión menos tradicionalista), han construido la imagen solemne y acartonada que compartimos de la vida de Jesús.

Pero no todo el cine parece propaganda religiosa, existen obras que se atreven a poner en cuestión lo que se considera sagrado para sacudir la conciencia del cinéfilo. En ese tenor se encuentran las tres irreverentes películas que Cine3 recomienda para este fin de Semana Santa.

3. Life of Brian

La tercera de las películas del genial grupo de humoristas Monty Python, es una sátira del fanatismo religioso, situada en la Judea ocupada por el imperio romano. La vida de Brian se estrenó en 1979 en Reino Unido, fue escrita por los seis miembros de Monty Python y dirigida por Terry Jones.

Brian Cohen es un hombre judío de 33 años que vive con su madre y aborrece a los romanos. Durante el sermón de la montaña queda prendado de la joven Judith, por ella y por su odio al imperio se une al Frente Popular de Judea, grupo subversivo que vive haciendo acuerdos que algún día le lleven a enfrentar la ocupación romana.

Como primera tarea, Brian debe escribir sobre la pared del palacio de gobierno “Romanos, vayan a casa”, pero al ser sorprendido por un centurión, termina castigado corrigiendo su gramática latina.

El siguiente paso es el secuestro de la esposa de Poncio Pilatos, pero en el intento se encuentran con la Campaña por Galilea Libre, otro grupo que también pretende llevar a cabo el mismo plan, y terminan confrontados entre sí.

Brian es apresado por los guardias romanos y llevado ante el gobernador, pero logra escapar a bordo de una nave espacial extraterrestre que finalmente cae a la tierra, fuera del palacio.

En la plaza pública todo tipo de profetas detienen a la multitud que camina en busca de una creencia a la cual adherirse, ahí encuentra Brian una forma de burlar a los guardias haciéndose pasar por uno de los oradores. Una vez que se han ido los guardias, Brian deja su discurso inconcluso, por lo cual la gente que le escuchaba queda intrigada y preguntando “¿Cuál es el secreto? ¿la vida eterna?”.

Cuando por fin Brian es detenido, Pilatos le condena a la crucifixión en la Pascua judía, pero el pueblo le elige para ser el reo al que se le perdone la vida, por lo que se da la orden de dejarlo en libertad. Sin embargo, la procesión hacía la crucifixión ya ha dado comienzo. El desenlace es una gran sorpresa, pero al margen de la conclusión, las punzantes críticas de los Monty Phyton se hacen ver por doquier y no sólo contra la religión.

Mujeres con barbas postizas se disfrazan de hombres para poder acceder a la lapidación de un hombre; un ex leproso con 16 años como limosnero se queja de haber perdido su sustento cuando fue curado por Jesús.

Stan, un miembro del Frente Judío, insiste en que se reconozcan los derechos de las mujeres ya que él quiere ser una para poder parir bebés. Cuando su líder objeta que por ser hombre no puede parir bebés, su respuesta es “no me oprimas”. La insensata idea de poder convertirse al género opuesto hoy tan en boga, tiene como respuesta una realidad aplastante en la hilarante voz de John Clesse: “No te oprimo. No tienes útero. ¿Dónde se gestará el feto? ¿En una caja?”.

Los propios revolucionarios advierten sin conceder, el sinsentido de defender una libertad caótica. “Ellos nos quitaron todo y ¿qué nos dieron a cambio’” dice el líder. La pregunta retórica no es entendida como tal y uno a uno los miembros en la junta responden tímidamente: ¿el acueducto?, ¿medidas sanitarias?, ¿los caminos?, ¿irrigación?, ¿medicina?, ¿educación?, ¿baños públicos?, ¿seguridad?, ¿vino?… ¿paz?.

2. Jesus of Montreal

Jesús de Montreal, es una coproducción franco canadiense de 1989, escrita y dirigida por Denys Arcand y protagonizada por Lothaire Bluteau.

Daniel, un joven y talentoso actor, es contratado por Leclerc, el sacerdote de una parroquia para que actualice un guion sobre la pasión de Cristo, que ha funcionado por casi 40 años.

Con una misión en mente, Daniel comienza a reunir a sus fieles seguidores, Constance, una actriz retirada que colabora en una cocina comunitaria, Martin, quien por ahora trabaja en el doblaje de películas pornográficas al francés. René, que esta entregado a un documental científico sobre el origen del universo y finalmente Mireille, la joven que hace comerciales esperando la gran oportunidad para consolidarse como actriz.

Daniel se ha alojado en casa de Constance, y así descubre que ella es la amante del padre Leclerc. El dato cobrara relevancia cuando el sacerdote censure la puesta en escena de Daniel.

La historia del actor tiene cierta semejanza con algunos pasajes de la vida de su personaje, por ejemplo, cuando Daniel acompaña a Mireille a una audición para un comercial de cerveza y los realizadores le ordenan a la joven desnudarse. La reacción de Daniel recuerda la de Jesús contra los mercaderes del templo, pues derriba cuanto hay a su paso, increpando a los realizadores por convertir el trabajo artístico en mero negocio.

El tono irreverente de la película, se encuentra en el estudio histórico que Daniel realiza e incorpora a su representaciónSu obra pone en duda los datos sobre las fechas de nacimiento y muerte de Jesús, así como la edad a la que murió y los propios testimonios de los autores de los evangelios.

Conforme transcurre la puesta en escena en el jardín de la iglesia, los actores disertan sobre la apariencia de Jesús, el cambio que ha sufrido su imagen a través de los siglos y las diferentes culturas. Se habla de cómo las ejecuciones por crucifixión eran comunes en la época de la ocupación romana en Judea y no un castigo original para el nazareno.

La aversión que esos cuestionamientos provocan en las conciencias cristianas se resume en el regaño que recibe del padre Lecrerc: “¿Estas completamente loco? ¿Jesucristo, hijo natural de un soldado romano? ¿La virgen María, una madre soltera? ¿Estas enfermo?”.

1. The Last Temptation Of Christ

Según los evangelios de Lucas, Marcos y Mateo, Jesús se mantuvo en ayuno durante cuarenta días en el desierto. Entre tanto, tuvo que enfrentar las tentaciones presentadas por Satanás. La película juega con la posibilidad de que el nazareno se enfrentase a una tentación más y no pudiera vencerla. La última tentación de Cristo es una co-producción de 1988 entre Estados Unidos, Canada y Marruecos, bajo la dirección de Martin Scorsese y con Willem Dafoe en el protagónico.

La historia se ubica un poco antes de que Jesús sea bautizado y comience a predicar, y prosigue con los sucesos que le condujeron a la crucifixión. La estructura es básicamente la misma de todas las películas que se han hecho sobre la vida de Jesús, muestra la resurrección de Lázaro, la elección de los apóstoles, el sermón de la montaña, la entrada en Jerusalén y la purificación del templo, la última cena, el arresto, el juicio y la crucifixión.

Pero la originalidad de la cinta radica en sus diálogos, en la actuación, en la creación de una atmósfera muy alejada de las grandes obras de Hollywood. Se nos muestra un Jesús totalmente humanizado. No se trata del ser divino convencido de su misión y entregado a sus ideales. La interpretación de Willem Dafoe recuerda más los síntomas de la esquizofrenia que la posición sagrada del hijo de dios.

Jesús es el proveedor de las cruces para los romanos. Todos sus coterráneos le detestan porque le consideran un traidor, pero él está convencido de que, con sus actos, dios se dará cuenta de que no es merecedor de ser el elegido para salvar a la humanidad. Vive atormentado porque escucha a dios diciendo lo que debe hacer, pero él sólo quiere ser un hombre como los demás.

La película causó polémica y fue prohibida su proyección en varios lugares por presentar a Jesús crucificado desnudo, por la escena de sexo explícito con María Magdalena, pero lo verdaderamente radical está en la propuesta de ser un hombre sin la certeza de ser el hijo de dios.

Jesús es un hombre que vive con la culpa de creer que es el hijo de dios, que es dios mismo. Duda y eso es lo que hace de esta película la más irreverente de todas.

Advertisements
Anuncios

Tagged: