Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

La figura del héroe es una de las más recurrentes dentro del cine, ya sea con capas y mallas, o el hombre bien intencionado que busca educar y mejorar a su comunidad. Sin embargo, por más que lo intentemos, no podremos hablar de un tipo particular de ellos, pues cada uno tiene su propia visión.

A pesar de esta variedad, existen algunos arquetipos que son muy identificables, y que sirven para poder hacer una tipología más o menos definida de cada uno de ellos. Si bien existe una decena de los mismos, hoy nos limitaremos a los cinco más usuales, y de los que seguramente recordaremos más de los ejemplos que ofrecemos.

La Figura Mesiánica

Son los que más en serio se toman su labor, pues saben que no sólo tienen una misión que cumpir, sino que además deben de inspirar, servir de ejemplo y mejorar el mundo de todas las formas posibles.

El Antihéroe

Por el contrario, a este tipo de personaje sólo le interesan los resultados. Él hará lo que se tenga que hacer, y si a la sociedad no le gustan sus métodos, es problema de ellos.

El Rogue-hero

Usualmente es un personaje despreocupado, cìnico y egoista, pero tiene también un lado blando, y es capaz de los mayores sacrificios, pero sin perder nunca la actitud relajada.

El héroe a disgusto

Este tipo de personaje sólo quiere alejarse de la acción y volver a tener una vida normal, pero ya sea porque sabe que es el único que puede hacerlo, o porque suele estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, no puede lograrlo.

El Caballero Andante

Este tipo de héroes suelen viajar por los más diversos lugares, y tienden a ofrecer su ayuda de manera discreta, y sólo si ellos consideran que la gente la merece. Suelen ser individuos duros, silenciosos y de pasados misteriosos, pero de una gran nobleza.

Advertisements
Anuncios