Las carreras de caballos suelen tener por si mismas un cierto encanto que es difìcil de negar: Parte juego de azar, parte deporte, parte evento social, ha sido ocasión de varias películas, que las han tomado como elementos circunstanciales, o como trama principal. Pero, a pesar de que al parecer todo está dicho alrededor de las mismas, siempre hay una vuelta de tuerca que las puede hacer interesantes.

En Dream Horse, una mujer de mediana edad decide criar un caballo de carreras, más para darle algo de interés a su vida, que como una verdadera ambición. Sin embargo, gracias al apoyo de sus vecinos, el animal comienza a escalar lugares en los circuitos, hasta llegar a ser un serio contendiente en las finales nacionales. Obvio, para los grandes círculos hípicos, que mueven miles de libras, esta presencia no les resulta agradable, y comenzarán a presionar para sacarlos de la jugada. Sin embargo, los habitantes de la comunidad harán todo lo posible para ayudarla a cumplir su sueño.

Si bien no hay aún mucha seguridad de que esta cinta británica del director Euros Lyn pueda llegar a Amèrica Latina, puede ser una buena opción para este mes de abril, en especial porque hay usualmente pocas oportunidades de disfrutar aquí el cine británico.

Advertisements
Anuncios
Tagged: