El Lobo De Wall Street es una de las mejores películas de esta década. ¿Por qué Julie Andrews la rechazaría? Esta veterana actriz continúa trabajando, continúa mostrando su talento y haciéndolo en proyectos bastante diferentes de lo que suele hacer, como Aquaman. La mencionada película de Leonardo DiCaprio y Martin Scorsese también lo hubiera sido, pero rechazó formar parte del reparto. ¿Por qué lo hizo? Obviamente, no es lo mismo decirlo después del estreno, años después, habiendo comprobado su éxito, pero ¿por qué cualquiera rechazaría una producción como esta? Ella misma lo ha explicado recientemente.

Durante su visita al programa Watch What Happens Live, en el que promoción su último libro, Home Work: A Memoir of My Hollywood Years, contó lo siguiente al respecto:

«Lo lamento. No pude hacer la película. Me operaron. Soy una mujer biónica y tengo un tobillo de titanio. Estaba tan drogada de todas las drogas que tuve que tomar para que se me pasara el dolor. Se trataba principalmente de anestésicos. Simplemente no estaba lista y quería estar y me hubiera encantado trabajar con Scorsese».

Hablando de las drogas…quizá no hubiera sido una mala idea que formara parte de la película. Fuera bromas, es totalmente comprensible que lo rechazara.

Por lo que sabemos, Andrews tiene en filmación la serie Bridgerton.

Esta serie original de Netflix es una perspectiva feminista de una historia de amor durante el Período de Regencia en el Reino Unido. La ficción indaga en las vidas ricas, divertidas, tristes, sexuales, magnificas e incluso solitarias de las mujeres y hombres de la alta sociedad londinense. Todo ello, se cuenta desde la posición de la poderosa familia Bridgerton.

El creador, Chris Van Dusen, contó esto:

No podríamos haber encontrado un grupo de actores con más talento para darle vida a ‘Bridgerton’. Al crear esta serie, el objetivo era darle la vuelta a un género muy tradicional y hacer algo fresco, inteligente, sexy y divertido. Eso es exactamente lo que encarna este reparto y estoy ridículamente emocionado de verlos habitando en estos personajes y cautivando a los espectadores a su manera increíblemente brillante.

El Lobo de Wall Street

Ahora, repasemos la película mencionada.

Jordan Belfort es muy joven, apenas tiene 24 años, pero también es muy ambicioso. Su afán por hacer dinero le lleva a convertirse en un bróker destacado de Wall Street y directivo de la empresa de inversiones bursátiles Stratton Oakmont, dispuesto a todo para enriquecerse. Corren los años 90 y en el parqué de Nueva York casi todo vale. A costa de traficar con bonos basura y de estafar a numerosos inversores, Belfort se convierte pronto en una máquina de hacer dinero, y también de gastarlo. En un día podrá engordar sus cuentas con millones de dólares y gastarlos por la noche a la misma velocidad. El juego sucio que lleva en la bolsa lo aplica también en su vida extra profesional. Drogas, prostitutas, caprichos de lujo elevadamente caros… Todo vale en la vida de excesos de este personaje, el lobo de Wall Street, que está inspirado en una vida real, de carne y hueso.

Advertisements
Anuncios

Tagged: