Todos los fans de Marvel Studios se quedan unos minutos más en el cine después de cada película para disfrutar lo que muestran las escenas postcréditos. La mayoría de las veces avanzan algo que sucederá en futuras producciones, aunque en otras simplemente buscan divertir a los espectadores.

En sus series no es tan habitual, pero incluso en el final de la tercera temporada de Daredevil vemos una especie de escena postcréditos en la que nos avanzan lo que sucederá con un personaje en la cuarta entrega. El estudio tiene clara la validez de estas secenas y no parece que vayan a dejar de hacerlas.

Durante los recientes BAFTA, Kevin Feige explicó por qué lo hacen de esta forma:

«El cine une a las personas, detrás y delante de cámaras. A todos los fans les encanta que desde el principio pongamos una escena postcréditos en cada película. Pero lo que realmente queremos es que todos miren a todas las personas que han hecho posible dicha película.

«Porque son muchas las personas que trabajan muy duro para hacer posible esto. Yo mismo me sentí inspirado por esas personas cuando era un niño y leía sus nombres. Espero que alguien más también se sienta inspirado».

Unos meses atrás, en The Costco Connection, el presidente del estudio también decía:

De alguna forma obligamos a los espectadores a que reconozcan a todas las personas que hacen posible una película. Me encanta que todos los responsables se hagan dueños de ser parte de esto”.

Lo cierto es que este año se ha hablado en alguna ocasión del porqué de estas escenas. Cabe mencionar que no a todo el mundo le gusta. A primeros de año, James Mangold, director de Logan, criticaba duramente que las películas no finalicen cuando lo hacen, sino que haya que esperar a ver qué más pasa.

Esto es lo que el cineasta comentó en el Writers Guild of America West Beyond Words Panel (vía Cinemablend):

Las inventaron para aliñar películas tan apestosas que necesitaban tener algo al final para que el público las valorase mejor, cuando lo que ocurría era que las pelis en cuestión eran incapaces de aterrizar sobre sus propios y jodidos pies. Hemos convertido al público en adicto a un puto bonus en los créditos. Es vergonzoso. Quieren decir que no eres capaz de darle un buen final a tu película.

“Incluso si consigues que 100.000 adictos a Twitter se pongan a apostar sobre qué puta escena saldrá tras los jodidos créditos, estás haciendo trampa. Esto es sólo un síntoma de esas malas costumbres jodidamente terroríficas que se han convertido en algo obligatorio. El miedo a ser uno de esos directores, a tener a todo el mundo dándome palmaditas en la espalda cuando en realidad me siento como una mierda porque sé que he hecho trampa, es seguramente la cosa que más me asusta en este puto mundo”.

 “Las escenas postcréditos son el equivalente en cine del glutamato monosódico y el crack. Por supuesto que molan: están diseñadas para eso, para engancharte y que compres la siguiente película. La expectación por estos epílogos degrada la integridad de la experiencia cinematográfica, ya que la película no termina, sino que te escamotea un auténtico final con una serie de agradables viñetas / anuncios de la cosa que vas a ver el año que viene.

“Las películas (una forma de arte que adoro) se degradan cuando dejan de funcionar como una forma con un comienzo, un medio y un final para convertirse en partes de una máquina serializada de hacer dineroEsas escenas promueven un concepto falso de ‘universo’, como si la gente que las hace supiera qué es lo siguiente que va a pasar en la sagaLa culpa es de una prensa aduladora que gana dinero gracias a esos ‘universos’ y al cotilleo que se monta alrededor de ellos”.

Advertisements
Anuncios

Tagged: