A pesar de que la cinematografía es una forma artística que se practica en todas partes del mundo, tres lugares en el mundo concentran el mayor porcentaje de producciones en todo el mundo. Estos son, en un estricto orden, Hollywood, Hong Kong, y Bolliwood. Este último tiene un acervo de cintas realmente sorprendente, y sólo por el hecho de que casi ninguna sale de su mercado, es que no nos damos cuenta de su alcance.

Pero como pasa en todos los casos, siempre hay una primera vez para todo, y el cine indio no es la excepción. La primera película de largometraje que se filmó en este país fue Raja Harishchandra, y se realizó en 1913.

Como muchos de los proyectos de aquel tiempo, fue producida, escrita, dirigida y editada por una sola persona, Dadasaheb Phalke, quien tenía ya experiencia trabajando con cineastas británicos que trabajaron en esta región. Su elenco estuvo formado por actores de teatro, y narró una historia tradicional del folklore del país.  El director demostró su visión, pues aunque era silente, los intertítulos estaban hechos en marathi, hindú e inglés, de modo que pudiera ser proyectada en todo el territorio.

Si bien algunos autores pueden discutir su nominación, en especial por lo difícil que es delimitar los límites de un corto y un largometraje, es considerada como la madre del cine bollywoodense, y es aún posible encontrarla con facilidad… En la India.

Advertisements
Anuncios
Tagged: