En junio de 2006 se estrenó Nacho Libre, una película de comedia dirigida por Jared Hess (creador de Napoleon Dynamite) y producida por Nickelodeon Movies. Desde su debut, el film provocó críticas variadas entre el público asiduo a la lucha libre, desde los que la disfrutaron por sus excelentes gags, hasta quienes la despreciaron por considerarla una burla de la sociedad mexicana y por ende, de la lucha libre mexicana.

 

El guion fue escrito por el propio Jared Hess, en colaboración con Jerusha Hess y Mike White. Muchos creen que esta basado en la historia de Fray Tormenta, pero Ignacio (Jack Black) no es un sacerdote sino un huérfano que se dedica a cocinar para el orfanato, y su interés principal no es ayudar a los niños sino convertirse en una figura idolatrada.

Reseña

Hijo de una misionera Escandinava y un diácono mexicano, Ignacio vive en un monasterio desde que sus padres murieron en un accidente cuando el era pequeño. Al convertirse en un adulto, Ignacio sueña con ser un luchador famoso como su admirado Ramsés (Silver King).

Luego que un indigente le roba las papitas para la comida del monasterio y sus superiores lo amonestan por ello, Ignacio decide conseguir dinero al mismo tiempo que realiza su deseo de ser luchador. Una vez que convence a «Esqueleto» (Héctor Jiménez) para que sea su pareja, debuta en una función menor de lucha libre.

Por otro lado, esta la hermana Encarnación (Ana de la Reguera), una monja de la que Ignacio esta enamorado y por la que se esfuerza en ser un luchador profesional para conquistarla. Vestido con un equipo hechizo y el nombre de batalla «Nacho», el joven huérfano intentará cumplir sus sueños mientras nos hace reír con sus complicaciones.

Nacho Libre es una película sumamente recomendable para ver en familia y pasar un buen rato. Querer ver en ella una representación racista de la cultura mexicana es por demás innecesaria. No necesitamos que del norte nos digan cómo burlarnos de nosotros mismos, ni cómo marginar a los demás por su credo, raza o posición social (y si no lo creen, no hay más que ver la versión doblada en México de la película).

Por supuesto que Nacho Libre es una burla, pero ese es el sentido de una parodia. En este caso, se caricaturiza el mundo de la lucha libre en México. Claro que hay muchas inexactitudes en la representación de nuestro deporte espectáculo, pero no es un documental sino una comedia del absurdo.

Cabe destacar que la mayoría del elenco fueron mexicanos, tanto actores como luchadores y hasta se contrató a verdaderos referís del pancracio nacional para las escenas de lucha en las diferentes arenas donde se presenta Nacho y Esqueleto.

 

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: