Cuando tres estudiantes universitarios, Elliot (Douglas Smith), su novia, Sasha (Cressida Bonas), y el mejor amigo de ambos, John (Lucien Laviscount), se mudan a una antigua y misteriosa casona, creen que han dado el siguiente gran paso hacia la independencia. Tras poco tiempo, descubrirán que algo extraño sucede a su alrededor.

La clave se encuentra dentro del cajón del viejo buró que está en la habitación que comparten Elliot y Sasha, que contiene repetidamente las palabras: ‘no lo pienses, no lo digas’ acompañadas por el nombre de The Bye Bye Man.

Los estudiantes deciden tener un open house para celebrar su nueva vida. Allí, le piden a una de las invitadas, su amiga—no exactamente psíquica pero lo suficientemente sensible para intuir este tipo de cosas—Kim (Jenna Kanell), que «limpie» la casa de los malos espíritus que podría tener. En la sesión espiritista, invocan el nombre que da título a la película, sin tener idea que han desatado un mal que tiene el poder de provocar conductas extremadamente violentas y alucinaciones aterradoras que los pone a unos contra el otro. Elliot y sus amigos deben encontrar la manera de resolverlo… Antes de asesinarse entre ellos. Entre más veces digan su nombre… más cerca lo tendrán… Perderán el control y se lo cederán.

Mientras Elliot investiga por su lado, descubre un espeluznante asesinato ocurrido cincuenta años atrás (dicho acontecimiento es la secuencia de inicio del film), que podría ofrecer pistas sobre qué o quién es The Bye Bye Man (interpretado por Doug Jones), y cómo poder liberarse de él.

Sin hacer spoiler de absolutamente nada, pues se trata de la primera escena de la película, te contamos que el asesinato en cuestión, aconteció en 1969, en un barrio suburbano de Madison, Wisconsin, donde vemos (en una sola secuencia) a Larry (Leigh Whannell de la saga Saw), preguntar frenéticamente a otra residente del lugar si le dijo a alguien el nombre. Ella le contesta que sí. Larry regresa a su automóvil del que saca una escopeta y regresa a casa de la mujer. Hasta este punto, la construcción de la trama prometía algo único y terrorífico… Pero no tan rápido.

Adaptada del libro The Bridge to Body Island de Robert Damon Shcneck, la cinta dirigida por Stacy Title, con título para Latinoamérica de Nunca digas su nombre, cuenta con el guión de Jonathan Penner, cuyo conocimiento sobre el terror es casi palpable, ya que integra cualquier cantidad posible de referencias a películas como Final Destination, Candyman, Sinister, The Ring e incluso, It Follows. Lamentablemente, lo anterior no es un elogio, sino un fallo enorme debido a un guión que parecía tener potencial, pero termina siendo material confuso, sin pies ni cabeza. El trabajo de Title a la cabeza del proyecto es positivo, y a final de cuentas lo más decente y la gran fortaleza del largometraje, aunque poco es lo que la directora puede hacer cuando las inconsistencias y vacíos en la trama escrita por su esposo, eclipsan lo mejor del producto.

De hecho, está claro que en circunstancias distintas, el villano podría haber sido recordado por mucho tiempo más, pero nuevamente, un guión pobre no lo permitió. No conocemos detalles sobre la misteriosa figura en negro o sus motivaciones y termina siendo un enigma. Pero, tal vez, esto quieran resolverlo en una secuela. Que no nos sorprenda si dentro de poco se da luz verde a una.

Respecto a las actuaciones de nuestros protagonistas… Sin una base sólida, ¿qué pueden hacer los actores? Las consecuencias son evidentes: no hay desarrollo de personaje, no descubrimos quiénes son. Y si no se nos permite conocerlos, no conectamos con ellos. Por ende, no nos es relevante lo que les sucede. La intervención de los tres protagonistas termina siendo completamente plana. Ni siquiera los cameos de Faye Dunaway, Carrie-Anne Moss y el mencionado Whannell, pudieron elevar la película.

Tradicionalmente, hay algunos filmes de terror que sacrifican contenido por calidad de sustos, resultando favorecedor en algunos casos. Hay otros que, con toda la intención, descuidan las historias y recurren al gore para aterrorizar a la audiencia, sobre todo, en la escena independiente. Algunos lo logran y otros… Se nos olvidan tan pronto como salimos de la sala de cine. Esto último, es exactamente lo que sucede con The Bye Bye Man.

No lo pienses… no lo digas… y tal vez, mejor no la veas.

FICHA TÉCNICA

Título original: The Bye Bye Man
Dirección:
Stacy Title
Guión: Jonathan Penner
Elenco: Douglas Smith, Cressida Bonas, Lucien Laviscount, Doug Jones, Jenna Kannell, Faye Dunaway, Carrie-Anne Moss, Leigh Whannell
Género: Terror, Thriller
Fotografía: James Kniest
Música: The Newton Brothers
Fecha de estreno: 13 de enero (EUA), 30 de marzo (Perú), 6 de abril (Chile, Argentina), 5 de mayo (España), 19 de mayo (México).

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: