En estos tiempos, estamos ya acostumbrados a que el talento cinematográfico mexicano sea reconocido en diversas partes del mundo, pues ya sea por producciones realizadas aquí, o por el trabajo de nuestros compatriotas en otras partes del mundo. Sin embargo, si piensan que este es un fenómeno reciente, seguramente nos daremos una enorme sorpresa.

Para 1919, el cine mexicano estaba aún en pañales, pero ya había algunas producciones realizadas, y los primeros largometrajes comenzaban a tener éxito en donde se presentaban. Fue en ese año que Enrique Rosas lanzaría uno de los primeros clásicos de nuestro país: La Banda del Automóvil Gris. Basada en una serie de hechos reales de 1915, describía los intentos de un inspector de policía para dar con una peligrosa banda de forajidos que se identificaban por un automovil de este tipo.

La cinta no sólo se volvió popular en los cines nacionales, sino que algunos nickelodeons en los Estados Unidos, donde fue especialmente popular por el exotismo de la producción. Curiosamente, para muchos de los espectadores de ese país, el principal atractivo era descubrir que del otro lado del Río Bravo se conocía el cine, pues aún se pensaba que aquí se vivía al borde del barbarismo, lo que era aumentado por el hecho de que aún se vivía la revolución.

Actualmente, es posible encontrarlo con cierta facilidad, aunque en los Estados Unidos ha caído en el olvido.

Advertisements
Anuncios
Tagged: