Diario de Nocturna 2015. El tiempo de los autores