Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

Después de magníficas obras a finales de los años 50 y la década de los 60 como Ben-Hur, Spartacus, The Guns of Navarone, Cleopatra, y hacia los 70 y 80 con la trilogía de Star Wars, Forrest Gump en los 90 y tantas más, a finales del Siglo XX el cine épico gozó una resurrección de la mano del cineasta Ridley Scott que hace diecisiete años nos regaló Gladiator.

A partir de ese momento, el género se puso nuevamente “de moda” y fueron muchos los intentos por llevarlo a la pantalla grande. Sin embargo, no ha sido nada fácil replicar lo logrado en décadas anteriores, y en años modernos el cine épico ha tenido más fails de los que podemos contar, por lo que en que en Cine3 nos hemos dado a la tarea de buscar arduamente las que consideramos como las tres que sí querrás perderte.

Algunos de los films están basados en figuras históricas y hechos reales, y otras nacen de un mundo de ficción con un detalle en común: todos pertenecen al cine épico del Siglo XXI.

¡Empezamos!

 

3 300: Rise of an Empire (2014)

Damos inicio a nuestra recopilación, con una de las peores secuelas de una de las mejores películas del cine épico. Hablamos de 300: Rise of an Empire.

Ocho años después de una espectacular 300 (2006), llegaba su segunda parte con elenco nuevo detrás de la lente y frente a la cámara en su mayoría, eso sí, repitiendo a Zack Snyder (director de la original) y Kurt Johnstad como coguionistas. La dirigida en esta ocasión por Noam Murro, retomaba la historia posterior a la victoria sobre los 300 de Leonidas (interpretado por Gerard Butler en la antecesora), siguiendo al ejército persa bajo el mando de Xerxes (Rodrigo Santoro), que marchaba hacia las ciudades más relevantes de Grecia. La ciudad democrática de Atenas, primer punto en el mapa del ejército, basa su fuerza en su flota, liderada por el almirante Themistokles (Sullivan Stapleton), que es forzado a hacer una alianza con el rival tradicional de Atenas, el oligárquico Esparta.

Uno se preguntaba, ¿cómo podría esta segunda parte ir mal? Basta con decir que, desde la poco convincente y apasionada actuación protagónica de Stapleton, que no parece apropiado para llevar el peso del rol, el uso innecesario del 3D, un guión sin sentido, y el poco éxito en el deseo de replicar los escenarios, las batallas, y cada detalle que hizo a 300 una maravilla cinematográfica épica.

 

2 Alexander (2004)

El film escrito y dirigido por Oliver Stone, relata los ocho años más importantes en la vida de Alexander the Great (Colin Farrell), quien durante ese tiempo y con apenas 25 años de edad, guió a sus ejércitos a través de 22 mil millas de asedio y conquistas contra el Imperio Persa. Dichas conquistas abrieron el camino a la cultura griega y eliminó obstáculos que pudieron haber prevenido la expansión del Imperio Romano. Stone también exploró su relación con su amigo de la infancia, Hephaestion (Jared Leto).

El proyecto de Warner Bros. contó con un presupuesto de $155 millones de dólares, que dolorosamente para el estudio y Stone, se hundió en la taquilla doméstica y global. Es sabido por los cinéfilos, que tiempo posterior al estreno de un largometraje, los cineastas suelen lanzar la película en versión del director o director’s cut, mismo que suele contener más metraje que aporta al material ya conocido. Hasta 2014, Stone ha dado a conocer un director’s cut, unrated cut y ultimate cut, y ninguno ha podido sobreponerse de las deficiencias de la cinta de 2004 que también contó con la actuación de Anthony Hopkins y Angelina Jolie, quienes fueron lo más significativo de Alexander. No toda la culpa es del elenco, es primordialmente el guión que está por todos lados y nunca encuentra su piso. Y como consecuencia, el filme se derrumba y no le hace justicia a tan importante personaje de la historia.

 

1 The Alamo (2004)

Uno de los fracasos más notorios en taquilla en la historia del cine pertenece a nuestra número uno: The Alamo. La cinta de Buena Vista Pictures One no logró siquiera recuperar su presupuesto de $107 millones de dólares al recaudar $25 millones de dólares en ¡taquilla global!

Tal vez el mayor problema de la dirigida por John Lee Hancock, además de nulo estilo visual, recaiga en una torpe y apagada narrativa que nunca alcanza el nivel esperado para un pedazo de historia tan importante tanto para México como para Texas.

Su trama se encuentra basada en el enfrentamiento real suscitado en la primavera de 1836 en San Antonio de Béjar, la vieja misión de El Álamo, donde unos 200 tejanos resistieron trece días el asedio del General Antonio López de Santa Anna, presidente de México y comandante del ejército. Al mando de los tejanos estaban el joven y temerario Coronel William Travis (Patrick Wilson), el violento y apasionado James Bowie (Jason Patric) y el legendario Davy Crockett (Billy Bob Thornton). “Recuerden el Álamo” se convirtió en el grito de guerra de las tropas del general Sam Houston (Dennis Quaid), que consiguió, finalmente, que Texas se independizara de México y se convirtiera en un estado más de la Unión.

Sí, “Remember the Alamo”, y olvida que esta película existió.

https://www.youtube.com/watch?v=u9T5HMtr0WA

Advertisements
Anuncios