Hay películas que por una razón o por otra únicamente somos capaces de ver una vez. La mayoría son películas de terror o de drama, o películas realmente malas, aunque en muchos casos estas últimas las vemos muchas veces, e incluso se convierten en éxitos de taquilla, como Son como niños, que recaudó más de 200 millones de dólares.

En el terror y el drama también hay excepciones. Es muy exagerado decir que solo podrán verlas una vez, pero las que presentamos a continuación son películas dramáticas que cuesta ver, que no es fácil porque son duras, son deprimentes. Pero aun así, también se disfrutan, también son cine, también con películas maravillosas.

Tres películas que solo podrán ver una vez.

3. Manchester by the Sea

Para inaugurar la lista traemos una película de este mismo año 2017, que ha conseguido mucho éxito, enormes críticas o el premio de la Academia a Mejor Actor para su protagonista, el magnífico Casey Affleck. La verdad es que es una película muy triste, pero también muy bella. Una obra sobre la vida, sobre la muerte, sobre los cambios.

Lee Chandler es un solitario encargado de mantenimiento de edificios de Boston que se ve obligado a regresar a su pequeño pueblo natal tras enterarse de que su hermano ha fallecido. Allí se encuentra con su sobrino de 16 años, del que tendrá que hacerse cargo. De pronto, se verá obligado a enfrentarse a un pasado trágico que le llevó a separarse de su esposa Randi, y de la comunidad en la que nació y creció.

Una película maravillosa, que seguramente mucha gente solo pueda ver una vez, pero que mucha también vea unas cuantas veces.

2. La lista de Schindler

No por casualidad dos de las películas de esta lista están basadas en hechos reales, precisamente este detalle es el que hace que sean todavía más tristes. En cualquier lista sobre cine no puede faltar esta maravilla cinematográfica que es realmente abrumadora, realmente deprimente, realmente dura.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Oskar Schindler proyecta un plan para hacerse amigo de los nazis y salvar la vida de todos los judíos que viven en Cracovia. Después de que el 1 de septiembre de 1939 Alemania invadiera Polonia, Schindler consigue hacerse con una fábrica industrial, para la que decide contratar a miles de operarios judíos, para intentar protegerles. Escribe una lista para conocer a todas las personas que tiene que ayudar. Poco a poco consigue sacarlos del país, salvándoles la vida. Cuando la guerra termina, tiene que huir por sus lazos con los nazis, no sin dejar entre sus trabajadores judíos el recuerdo de que quien les salvó la vida.

Esta quizás pueda verse más de una vez, pero es realmente triste.

1. Hotel Rwanda

Es verdad que muchas de las películas más tristes de la historia del cine están protagonizadas por asesinatos, por muertes. Pero en este caso hablamos de un genocidio, uno de los mayores de la historia de la humanidad. Realmente esta película sí que es muy complicado de ver dos veces. Demasiado triste, demasiado cruda.

Por supuesto, lo más triste de la película es que está basada en hechos reales. En 1994, durante la guerra civil de Rwanda, se cometieron terribles atrocidades. En tres meses fueron asesinadas más de un millón de personas, entre ellas el presidente, como consecuencia del enfrentamiento ancestral entre los hutu (la etnia dominante) y los tutsi. Ante estas terribles acciones Paul, un hombre hutu de gran coraje, salva la vida a más de un millar de refugiados indefensos, mediante la concesión de refugio en el hotel en el que trabaja.

Es realmente un reto ver esta película más de una vez.

Advertisements
Anuncios

Tagged: