Ya te extraño sigue un tema complicado. El retrato del cáncer en cine puede ser preciso y conmovedor (como es el caso de Restless o un pretexto para el estereotipo (por ejemplo, en Bajo la misma estrella) Para la cinta de Catherine Hardwicke, protagonizada por Drew Barrymore y Toni Collette, podría alegarse que la mortal enfermedad sirve de plataforma para hablar de un tema más abstracto: la relevancia de la amistad.

Ya te extraño se enfoca en la relación entre Jess (Barrymore) y Milly (Collette)
Ya te extraño se enfoca en la relación entre Jess (Barrymore) y Milly (Collette)

De entrada, es el tema mencionado al inicio de la cinta. Mientras Jess (Barrymore) sufre horas antes de dar a luz a su primer hijo, recuerda a Milly (Collette) A través de un montaje enfático en el humor, Jess narra la presencia de Milly en todos los eventos importantes de su vida, desde su primer encuentro escolar hasta el matrimonio. Milly procede a ser una peculiar madre de familia, mientras que Jess se queda en el intento de lograr lo mismo con su esposo Jago (Paddy Considine). Una vez que el enlace queda planteado, la cinta presenta su primer conflicto sin pudor: Milly recibe un diagnóstico de cáncer en el pecho.

La actuación de Toni Collette es uno de los mejores elementos en la cinta
La actuación de Toni Collette es uno de los mejores elementos en la cinta

Lo que sigue entonces es una serie de tratamientos, y la ilusión de que todo estará bien (misma que se desmorona con el avance de la cinta, no sólo porque es improbable en la vida real, también porque no funcionaria del todo bien para una narración interesante) Y aún así, las escenas donde Milly atraviesa jeringas y perdida de cabello junto a la presencia de Jess son escenarios para retratar algo más: la relación entre ambas.

La cinta sigue a Jess durante el cáncer de Milly
La cinta sigue a Jess durante el cáncer de Milly

Quizás no hay un arco para las relaciones amistosas, como si lo hay para el romance. La clave entonces podría estar en el ritmo, y la inversión temporal que se da para ambos personajes. ¿De qué otra forma se puede transmitir empatía? El guión de Morwenna Banks lo consigue con notable éxito: detrás del final anticipado, y la aceleración natural que puede rodear a una víctima del cáncer, la irremediable pérdida de tiempo, hay todavía un respiro. La enfermedad de Milly es un re-encuentro, una visita final a su amistad con Jess, y aquello que sostiene a la trama. Por momentos, la estructura narrativa podría parecerse a Ahora O Nunca, (cinta donde Jack Nicholson y Morgan Freeman deciden cumplir sus sueños de vida antes de morir por una enfermedad terminal), durante escenas donde Milly y Jess reviven sueños de infancia antes de que sea demasiado tarde. Pero el guión de Banks no se queda en un sólo lugar, profundizando también en la identidad individual de cara a la muerte.

Jess y Milly reviven sueños de infancia antes de que sea demasiado tarde
Jess y Milly reviven sueños de infancia antes de que sea demasiado tarde

En el caso de Milly, el conflicto no es sólo asegurar la sobrevivencia, sino reflexionar sobre uno mismo durante eventos mortales. El personaje es completo, batallando entre un acto de falsedad para proteger a sus hijos, y ansiosa por perder su capacidad de deseo. La cinta no tiene pudor al explorar la sexualidad, y la importancia que esta tiene durante la vida adulta. Esta intención por explorar, junto a la extraordinaria actuación de Collette como Milly, le da a Ya te extraño valor propio, suficiente para no quedar como un ejemplo más del sub-género de comedia femenil. Es una cinta con prioridades claras en su ejecución, existe en nombre de una buena historia, que a su vez trata sin recursos de exageración técnica, dependiendo casi exclusivamente del poder que aportan sus dos actrices protagónicas. Ya te extraño es a la vez entretenida y reflexiva, y una buena lección de estándares narrativos y de ejecución para el género al que pertenece.

Manuel Cruz

@cruzderivas

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: