Sofia Boutella, ¿la nueva momia?