Jodie Foster arremete contra la industria de cine estadounidense