SPOILERS ARE COMING: Si no te encuentras al día con el episodio más reciente de Game of Thrones, te recomendamos no continuar leyendo.

El domingo por la noche, HBO emitió el penúltimo episodio de su serie Game of Thrones, titulado “The Bells.” Tradicionalmente, los penúltimos episodios del show creado por David Benioff y D.B. Weiss, son los más trascendentales de cada temporada. Las expectativas, por lo que la última guerra supondría, eran muchas. Y los momentos que nos entregó fueron tan épicos como desconcertantes. Desmenuzamos los detalles.

El episodio cinco, dirigido por Miguel Sapochnik, y una fotografía impecable de Fabian Wagner, con unos planos memorables, impresionantes y hermosos, confirmó que el verdadero enemigo de la serie no es la muerte, como se nos hizo creer. Como en la vida misma, el verdadero enemigo y la mayor amenaza son el mismo ser humano y la lucha por el poder. “The Bells” retrató las consecuencias de eventos pasados, dando paso a la última guerra que los llevaría a enfrentarse a Cersei Lannister. Esta marca la última participación de Sapochnik detrás de cámaras en GoT. El cineasta dirigió “The Gift”, “Hardhome”, “Battle of the Bastards,” “The Winds of Winter,” “The Long Night,” y “The Bells.”

Como hemos hecho en los capítulos anteriores, “Winterfell (8×01),” “A Knight of the Seven Kingdoms (8×02),” “The Long Knight (8×03),” y “The Last of the Starks (8×04),” recopilamos los momentos más reveladores del penúltimo capítulo de la octava y última temporada de GoT.

 

LA LISTA DE ARYA SE COMPLETA

La sangrienta última guerra, acabó con la vida de siete personajes importantes:

Varys, Qyburn, Sandor Clegane, Gregor Clegane, Euron Greyjoy, Jaime Lannister y Cersei Lannister.

The Hound, The Mountain y Cersei eran los últimos nombres –aún con vida– en la lista de venganza de Arya (Maisie Williams). Está claro que la menor de los Stark eliminó a Sandor de su lista hace mucho tiempo, incluso agradeciéndole en la emotiva última escena que compartieron. Antes de despedirse, Sandor hace recapacitar a Arya de sus deseos de venganza. De alguna manera retorcida, pero divertida y sincera, Sandor (Rory McCann) fue una figura paternal y protectora de Arya hasta sus últimos momentos juntos en pantalla.

OJO: probablemente Arya ya haya agregado un nombre final a su lista. Si estás al día con el más reciente capítulo, sabrás de quién se trata.

Game of Thrones (8x05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio de la serie de HBO
Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio
Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio

LA EJECUCIÓN DE VARYS

Lo mencionamos anteriormente. Lord Varys (Conleth Hill) firmó su sentencia de muerte al conspirar a las espaldas de su reina, Daenerys Targaryen (Emilia Clarke), después de enterarse que Jon Snow (Kit Harington) es en realidad Aegon Targaryen, heredero del Trono de Hierro. Varys fue fiel a sus ideales, no a su reina, siendo constante con lo que creía que era mejor para el pueblo. El apodado Señor de los Susurros, jamás tuvo problemas en traicionar a quien servía, si eso era a beneficio del pueblo, ejerciendo bajo el mandato de más reyes que nadie más. Estando de regreso en Dragonstone,  Varys intentó envenenar a Daenerys a través de la pequeña Martha. Pero la Madre de Dragones sumida en depresión, no se encontraba con apetito, por lo que los maquiavélicos planes del también apodado The Spider, no se concretaron.

Posteriormente, Daenerys lo condenó a morir, frente a la mirada atónita de Tyrion (Peter Dinklage), pues fue este quien confesó a su reina que Varys lo había traicionado. La secuencia cuenta con un plano espectacular en el que en medio de la oscuridad y por detrás de la Reina Dragón, aparece un imponente Drogon para ejecutar la orden de su madre. Antes de morir, Varys envió unos últimos pajaritos que comunicaban la verdadera identidad de Jon. ¿A quiénes? El desenlace de la revelación la conoceremos en el último capítulo.

Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio
Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio

ADIÓS A LA FLOTA DE HIERRO Y LA “GRAN” COMPAÑÍA DORADA

Daenerys aprendió de los errores que le costaron la vida de su dragón Rhaegal y volvió a encontrarse con la Flota de Hierro de Euron Greyjoy (Pilou Asbaek) para cobrar venganza. Utilizando el sol a su favor, Dany montó a Drogon y atacó sorpresivamente al ultra narcisista Euron, acabando con todos sus barcos y armamento. Euron sobrevivió el ataque, pero solamente le duraría unos momentos hasta su fatal encuentro con Jaime Lannister (Nikolaj Coster-Waldau).

Dato curioso: a partir de ahora, Yara Greyjoy es la única sobreviviente de la Casa Greyjoy.

En un lapso de alrededor de diez minutos, Daenerys no sólo acabó con la Flota de Hierro, sino con la Compañía Dorada. Presentada con bombo y platillo en la séptima temporada, fue más la expectativa que lo que duraron en batalla… bueno, en pie esperando pelear. ¿Cuánto pagó Cersei por ellos? Y… ¿habrá reembolso?

Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio
Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio

¡FELIZ DÍA DE LAS MADRES, CERSEI!

Llegamos al primero de los puntos del episodio que ha causado bastante controversia. La muerte de Cersei Lannister (Lena Headey), que narrativamente no tuvo sentido.

Luego que los guionistas nos mostraran desde el primer episodio de la serie, que los muertos se posicionaban como la gran amenaza, construir argumentos alrededor de dicha premisa, y tratar de convencernos ocho temporadas más tarde que en realidad no eran el gran enemigo, sino la lucha por el poder con Cersei y el Trono de Hierro en King’s Landing, la gran villana de la historia murió sin pena ni gloria.

Nadie podrá negar que Cersei fue una buena estratega, un personaje sin escrúpulos, que con frialdad movía cada pieza en su tablero, y no le importó jamás matar inocentes para conseguir lo que quería. Ni siquiera la muerte de su hijo Tommen, consecuencia de sus terribles actos en el Sept of Baelor en la conclusión de la sexta temporada, le hicieron desacelerar en sus locuras. Cersei se sentó en el Trono de Hierro y siguió adelante con los planes de acabar con quien representara peligro para su posición como reina de los siete reinos.

Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio

Pero, ¿cómo se desperdicia la oportunidad de dar una muerte a la altura de su personaje? ¿Por qué la narrativa permitió un final soso y rosa?

Muchas fueron las teorías que circularon respecto a la que sería la despedida de la villana. Que si la profecía del Valonqar se cumpliría. Que si Arya usaría una de las muchas caras para asesinarla. Que si sería la propia Daenerys con fuego de dragón. Incluso, que Jaime en los momentos finales trataría de detenerla matándola para luego morir con ella. Nada. Nada. Absolutamente nada podía habernos preparado para lo que fue el resultado final.

Ladrillos, señores. Unos ladrillos y un derrumbe acabaron con la vida de Cersei mientras se aferraba a la vida fundida en los brazos de Jaime.

Dato curioso: Cersei murió durante la celebración del Día de las Madres (en Estados Unidos y algunas partes de Latinoamérica). Su padre, Tywin Lannister, murió en el Día del Padre del año 2014.

Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio

EL ARCO DE REDENCIÓN DE JAIME LANNISTER SE ROMPE

El punto anterior tiene relación directa con el actual. En el curso de algunas temporadas, Jaime realizó lo impensable: redimir su personaje y sentar las bases para morir como buen hombre. Pero algo sucedió al final del cuarto episodio de la temporada final. Jaime dio un revés en su arco de redención tomando la decisión de volver a Desembarco del Rey para estar al lado de Cersei. Su última misión no consistió en detenerla, o en matarla, sino en morir junto a ella. Con esa acción tan simple, echaron al agua otro increíble desarrollo de personaje.

Dato curioso: luego de las muertes de Jaime y Cersei, Tyrion es el único sobreviviente de la Casa Lannister.

Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio

CLEGANE BOWL

El esperadísimo enfrentamiento entre los hermanos Sandor y Gregor Clegane, también conocidos como The Hound y The Mountain, finalmente se hizo realidad en este episodio. The Hound sólo ha querido una cosa toda su vida: acabar con su hermano. Los seguidores de GOT sólo hemos querido una cosa desde el inicio: el Clegane Bowl. Ya lo pronosticábamos, el combate de los hermanos marcaría el final de uno de ellos, o el de ambos. Y así fue. En un choque de ida y vuelta, y de conocer la verdadera y horripilante cara que se ocultaba debajo del casco de la Montaña, Sandor se vio obligado a enfrentar su más grande miedo: el fuego. Entendiendo que esta era la única manera de derrotar a su hermano, Sandor taclea a Ser Gregor para caer por el precipicio hacia el avasallador fuego que cubría la Fortaleza Roja. Gracias por tantos buenos momentos, Sandor.

Dato curioso: con las muertes de Sandor y Gregor, la Casa Clegane queda extinta.

Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio

‘BURN THEM ALL’ Y LA DRÁSTICA EVOLUCIÓN DE DAENERYS

“Dicen que cuando un Targaryen nace, los dioses lanzan una moneda y el mundo contiene el aliento.” Una frase dicha por Varys un par de veces en el transcurso de la serie. Si volteamos a ver el linaje de la casa del Fuego y Sangre, podremos ver por qué la familia se ganó ese dicho tan peculiar. Ha habido gobernantes crueles como el Rey Loco, Aerys Targaryen, y otros amables como Jaehaerys el Conciliador. ¿De qué lado caería la moneda con Daenerys? Durante ocho temporadas hemos creído que del lado contrario que su padre… pero… prosigamos con otro de los arcos narrativos que no han tenido sentido esta temporada.

Con las muertes de Ser Jorah Mormont, Missandei de Naath, la pérdida de dos de sus tres dragones, el respeto y confianza de sus más cercanos aliados, y tantas traiciones, la intención de los guionistas era clara: llevar a Daenerys a los extremos. ¿Lo lograrían o lo controlarían?

Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio

El punto de inflexión para Daenerys, es el momento íntimo compartido con Jon tras la muerte de Varys, donde le dice que en Poniente nadie le ama. Jon responde que le ama… porque es su reina. Es en este momento cuando se rompe el último vínculo que le unía a Poniente. La Reina Dragón toma una decisión entendiendo que la única manera de ganarse el respeto es gobernar a través del miedo. Daenerys no tiene nada más que perder, y si no tienen amor por ella en Poniente, será temor. Por cierto, ¿alguien está al tanto si el sonido de campanas es un detonante para los Targaryen?

Para algunos televidentes, ha sido un golpe duro entender la drástica evolución del personaje de Daenerys. Cuesta comprender que, si bien ha sido un personaje que ha tomado decisiones tajantes en su travesía de siete temporadas, estas han sido con sentido, lógica y el bien mayor. Y aunque ya estaba cantado lo que se venía, lo ocurrido en Desembarco del Rey es un acto de pura rabia y nada de lógica de los guionistas. En el transcurso de dos episodios, los guionistas convirtieron a la Madre Dragón en la orgullosa hija del Rey Loco, despojándola de sus más cercanos, sus consejeros, amigos e hijos, para llevarla a sus límites, motivarla y justificar hacer lo impensado porque está en su sangre Targaryen. ¿Dónde queda la lógica del personaje? ¿Los argumentos que enriquecieron la construcción de una reina justa? Una reina que trabajó para liberar esclavos de regímenes tiranos. Una reina que interpretábamos como símbolo de cosas buenas.

Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio

Han echado a perder un personaje que evolucionaba progresivamente para hacer y ser algo bueno, aunque mostrara tintes de sus capacidades, siempre estaban bien dirigidas. De cualquier forma, no hay vuelta atrás ni redención para Daenerys. Ciertamente cambiará la percepción que parte de la audiencia tiene sobre ella, y eso es un daño irreparable al personaje, al televidente y al seguidor del relato.

Lo que Benioff y Weiss han hecho con el guion de la temporada final califica como un desastre de proporciones épicas. Y ha sido problemático que los creadores del show no cuenten con el material literario de George R.R. Martin para la construcción de las últimas temporadas de GoT. Nunca antes más claro que ahora.

¿Cuáles son los posibles escenarios que restan para Daenerys? Los más probables: 1) ser asesinada como su padre, por alguien cercana a ella o incluso Arya, o 2) gobernar Poniente como la Reina más cruel que la historia haya conocido. De cumplirse la primera, tal vez también se cumpla la visión de Daenerys en la Casa de los Eternos (segunda temporada), en la que se acerca al Trono de Hierro sin poder sentarse en él. En cambio, sale de allí y se une a su amado Khal Drogo quien sostiene a su hijo en brazos, en el más allá.

Hagan sus apuestas.

Dato curioso: La visión que Daenerys tiene en la Casa de los Eternos, en la que ve la sombra de un dragón sobrevolando Desembarco del Rey y el Trono de Hierro destruido, mientras cae nieve (o cenizas) nos confirma: era una profecía de lo que estaba por venir. Esta misma visión del dragón sobrevolando Desembarco del Rey la tuvo Bran Stark. Afirmando que el Cuervo de Tres Ojos no ve únicamente el pasado y el presente, sino también el futuro.

¿Qué les ha parecido el penúltimo episodio de Game of Thrones? Los invitamos a dejar sus comentarios.

Game of Thrones (8×05): los épicos aciertos y errores del penúltimo episodio

Tagged: