Freaks, los límites del amor enfermizo